Blog dedicado a las idas de olla de tres pirados y sus frikadas

martes, junio 03, 2014

El dragón recuerda

     Buenas tardes lagartijas! Bienvenidos una vez más, espero, como siempre digo, que se animen a dejar opiniones, como saben, serán bien recibidas.
   
     En esta oportunidad haré hincapié en la muerte de Oberyn Martell, capítulo duro, lo sé, pero más allá de lo visto en la pantalla quería dejar una percepción algo más profunda sobre este hecho para un fan Targaryen como yo. Para poder explayarme sobre el punto antes haré un breve retroceso en mi historia como fan.

     Cuando comencé a ver la serie, sin haber leído los libros, sentí una fascinación inmediata por los Targaryen, su historia, el exilio, la caída, prácticamente, de "Un Imperio" se me hizo fascinante, más aún luego de leer la historia sobre esta dinastía, la Maldición de Valyria, Aegon el Cosquistador y demáses. Más adelante comencé con los libros y más allá de que Viserys pueda ser un capullo como dicen muchos tenía algo poderoso que me llamaba la atención, ese orgullo por quien era, ese mismo orgullo que lo llevaba adelante junto a ese rencor y odio hacia quienes destruyeron a su familia. Un personaje verdaderamente trágico, con ese deber sobre sus hombros de mantener con vida a la mayor dinastía jamás conocida, con la tarea de vengar a los suyos. Creo que sin duda, eso último es lo que más me atraía del personaje, todos conocemos por ciertos relatos de varios personajes lo que fue la masacre de los niños Targaryen y de Elia Martell, como fan Targaryen, como ser humano, esas muertes me conmueven sobremanera, y claro, despiertan en mí un desprecio profundo por aquellos involucrados en tales muertes como por aquellos que hicieron la mirada a un lado. No puedo leer el nombre de aquellos asesinados sin un dejo de tristeza, esos asesinatos me duelen como si fueran mis verdaderos parientes (si, si, maldito George R.R Martin, tienes ese poder). En fin, recapitulando, Viserys para mí representaba ese último deseo de justicia y/o venganza por los Targaryen caídos. A su muerte todos aquellos anhelos se perdieron y desde ya sentí una decepción enorme por aquello que se quedó truncado.



     Ahora, dicho esto, es más fácil comprender lo que significó para mí la muerte de Oberyn Martell, sin duda, a falta de Viserys existe Dorne, existen los Martell, todavía alguien recuerda a Aegon, a Rhaenys y Elia, la causa no está perdida, la bandera de esa causa es Oberyn Martell. Para muchos, un personaje carismático, fuerte, valiente, orgulloso, para muchos también uno de los personajes favoritos, no negaré ninguna de sus virtudes pero lo que me llamaba particularmente la atención no era todo ello, sino ese recuerdo por los suyos, pocas cosas me conmueven más en la saga que el amor que tenía Oberyn por su hermana, esa lealtad a su sangre. Para quienes sólo ven la serie tal vez Oberyn sólo fue personaje cool, un tipo molón pero para los leales a su causa significaba mucho más, ese arraigo al pasado, esos años esperando la oportunidad de hacer justicia por mano propia, cuanto más se puede esperar por ello? Un bebé con un cráneo aplastado, un niña llorando arrastrada de debajo de su cama, una madre violada y muerta de una forma cruel y despiadada. Dorne también recuerda.

     Y llegó el juicio por combate, cuantos lo leímos con la piel erizada, otros con lágrimas en los ojos, otros conteniendo la respiración. Porque para muchos no se estaba defendiendo la inocencia de Tyrion, no se estaba luchando por su destino, para muchos se estaba poniendo en juego el recuerdo de Elia y sus hijos, se estaba poniendo en juego JUSTICIA!
   
     Necesitábamos oír esas palabras, una y otra vez, toda esa angustia contenida DEBÍA ser dicha, DEBÍA ser escuchada
"Princess Elia was my sister”
You raped her, you murdered her, you killed her children"
"Now say her name.”

  JUSTICIA!  

     Cada giro de la lanza, cada palabra era por Elia, por Aegon, por Rhaenys, conocía de antemano el final pero repito, necesitábamos oír esas palabras, esa maldita confesión de Gregor Clegane. Quizás el único consuelo al final del trágico duelo.
   
     Una vez más, una justicia truncada, a medias, ya no hay dragón que recuerde, ya no hay una serpiente que recuerde.  No sólo murió un hombre, también un pedazo de justicia anhelada. Llegará a su tiempo, espero que sí, porque Dorne todavía recuerda.





4 comentarios:

Rafael Cruz Criado dijo...

Como siempre ,consigues conmoverme y tocar esa fibra sensible con tu opinión y tu forma de expresar lo que muchos sentimos,pones palabras a lo que no podemos decir,grandisima entrada.

Anónimo dijo...

Increible!! supiste expresar lo que intente decir desde que vi el capitulo, y aun no habiendo llegado a leer el combate en el libro la verdad es que me conmovio en la serie casi hasta llorar!! Increible de veras

Vissy Targaryen dijo...

Rafa, Adrián, nuevamente gracias por sus palabras, como siempre atentos a cada publicación, me alegro que hayan podido sentirse identificados con lo escrito. Era necesario decirlo, compartirlo, porque en definitiva todos anhelamos justicia.

Anónimo dijo...

Muy cierto!!! :))